¿Cuando se debe hacer una valoración de empresas ?

18
Jun

Valoración de empresas II

A parte de las dos causas básicas y genéricas ya mencionadas, son varios los motivos específicos por los que un empresario debe valorar su empresa en ocasiones concretas.

Si pensamos en la posibilidad de vender una empresa, ya sea en su totalidad o de manera parcial, tras la segregación de una rama del negocio. Es obvio, que el importe que se obtendría al vender —precio— respondería a la negociación que se desarrolle entre comprador y vendedor, pero está claro, que en la misma, la respectivas posiciones de las dos partes deberían obedecer, entre otras cuestiones, a la valoración dada al objeto en venta (la empresa o parte de ella).

Si nos planteamos la necesidad de obtener recursos propios, para afrontar nuevas inversiones o un proceso de expansión de nuestra empresa, durante la negociación, el precio de entrada para los nuevos accionistas,implica que tanto empresario e inversores deben tener presente el valor que respectivamente otorgan a la empresa afectada.

En el supuesto de una fusión entre empresas para afrontar la actividad empresarial con las ventajas de las sinergias conseguidas y de una mayor dimensión. Sin duda, el acuerdo de la ecuación de canje —correspondencia entre las acciones entregadas de cada empresa fusionada y las recibidas de las resultantes de la fusión— deberá responder a las valoraciones atribuidas a las empresas participantes en la fusión.

En el caso de una transmisión hereditaria, por la que un empresario distribuye su patrimonio total entre sus herederos, para lograr la igualdad económica entre las diferentes partes de la herencia, la empresa ha de ser objeto de valoración. De modo análogo, si en herencia o en donación, se reparte una empresa entre varios herederos o donatarios, cada parte deberá ser objeto de valoración para medir lo percibido por cada cual.

Pensemos, por último, en una controversia sobre la residencia fiscal de un empresario que tenga empresas en España y en el exterior. Obviamente, adicionalmente a sus circunstancias vitales, para decidir el Estado de su residencia a efectos fiscales, la determinación de su Núcleo de Intereses y/o Actividades Económicas exigirá la valoración de sus empresas.

Como vemos, los motivos que pueden provocar la conveniencia u obligación, según los casos, de conocer el valor de mi empresa son múltiples y variados.

About Juan Bermúdez

Juan Bermduez auditor censor jurado de cuentas inscrito en el ROAC con el numero 20.118 (adjunto certificado) es experto perito contable en la confección de informes periciales y posterior ratificación del informe. Experiencia contrastada en la confección de informes periciales para entidades mercantiles y particulares que requieren de un perito especialista en asuntos de índole contable y de auditoria. En los últimos años ha confeccionado numerosos informes para reclamaciones de lucros cesantes, reclamaciones ante entidades de créditos por comercialización de productos de riesgos e informes periciales de índole tributario.