El peritos auditores

El perito forense es aquel experto del que se sirven los tribunales de justicia para obtener de él datos que tratan sobre determinados puntos del litigio a través de un dictamen o informe pericial, que deberá ser firmado por un perito economista, perito contable o auditor.

La especialidad de este perito economista y perito contable en el proceso judicial reside en  la posibilidad de suministrar al juez una opinión fundada de temas que tratan sobre una determinada materia de la cual el juez no tiene porque conocer en su profesión, ofreciéndole razones para que forme así su convencimiento, y para ello son necesarios informes periciales contables claros.

El peritaje economico y contable puede ser aportado en base a los meros conocimientos del perito economista y perito auditor, o bien a la aplicación de tales conocimientos en la evaluación de una determinada prueba pericial, con procedimientos técnicos periciales y contables.

El perito economista y contable debe declarar mediante su nombramiento judicial, también cabe que las partes lo propongan (siempre que el Juez lo acepte), ejerciendo la misma influencia en el proceso ambos tipos de peritos economistas, o peritos contables  y peritos auditores de cuentas.

La actuación del perito  contable y perito economista en el proceso judicial es auxiliar, ya que no son funcionarios de carrera, pero presta asistencia en modos diferentes a la labor de los Juzgados a través de una función pública en su informe pericial y en su posterior ratificación como peritos contables y peritos economistas.

El dictamen o informe pericial permite al Juez obtener datos de una persona formada y experta en una determinada rama del saber, ya sea científica, artística, técnica, o en una concreta práctica, por ello se requieren peritos economistas, peritos contables y peritos auditores de cuentas.